Desgraciadamente ese cruel tirano, y más cruel y más tirano en nuestra época, que es el tiempo, me impide en muchas ocasiones contestar los correos. Doy las gracias a los que me escriben y me disculpo si me retraso o no puedo contestar.

 

 

 

 

 

Volver al índice